Todavía hay mucho que no sabemos

Hoy temprano, Apple y Google anunciaron una plataforma de rastreo de contactos COVID-19 basada en Bluetooth que podría alertar a las personas si han sido expuestas al nuevo coronavirus. El rastreo de contactos es un componente enorme para terminar con las órdenes de «quedarse en casa» de una pandemia masiva, y aunque el rastreo telefónico no puede reemplazar los métodos tradicionales como las entrevistas, puede complementarlos.

Google y Apple están usando señales Bluetooth LE para el rastreo de contactos. Cuando dos personas están cerca una de la otra, sus teléfonos pueden intercambiar una clave de identificación anónima, registrando que han tenido un contacto cercano. Si una persona es diagnosticada más tarde con COVID-19, puede compartir esa información a través de una aplicación. El sistema notificará a otros usuarios con los que han estado cerca, para que esas personas puedan poner en cuarentena si es necesario. Idealmente, esto significa que no tendrán que revelar su nombre, ubicación u otros datos personales.

Sin embargo, más allá de estos fundamentos, hay muchas preguntas sobre cómo la gente usará realmente el sistema. Esto es lo que sabemos hasta ahora.

LA PRIMERA FASE ESTÁ BASADA EN LA APLICACIÓN, Y COMIENZA EL PRÓXIMO MES

Apple y Google lanzan el programa en dos fases, comenzando con una interfaz de programación de aplicaciones (API) a mediados de mayo. Esta API se asegurará de que las aplicaciones de iOS y Android puedan rastrear a los usuarios sin importar el sistema operativo que estén usando. Pero estará restringida a las aplicaciones oficiales lanzadas por las autoridades de salud pública en la iOS App Store y en Google Play Store.

Durante esta primera fase, necesitarás una de estas aplicaciones para participar en el programa. No sabemos quién está trabajando con Apple y Google en este momento, o cómo serán las aplicaciones. Parece probable que sean interoperables de alguna manera; en otras palabras, un teléfono con la aplicación A podría intercambiar una clave con la aplicación B, siempre y cuando ambas utilicen la API. Hipotéticamente podríamos ver a un gobierno nacional o a muchos pequeños organismos locales lanzar sus propias aplicaciones, o los gobiernos podrían aprobar algo construido por una parte externa como una universidad. Google y Apple no han concretado públicamente muchos detalles, así que estaremos atentos a ellos en las próximas semanas.

No importa cómo se vean las aplicaciones, tendrás que agregarlas proactivamente a tu teléfono, lo que casi seguro reducirá el número de personas que las usan. Pero en los meses posteriores a su lanzamiento, Google y Apple trabajarán en una solución más permanente.

LA SEGUNDA FASE AÑADE EL SEGUIMIENTO OPT-IN A IOS Y ANDROID

Siguiendo la API, Google y Apple quieren añadir el rastreo de contactos como una función central de iOS y Android. El método es un poco impreciso por ahora, pero el objetivo es que opten por algo como la configuración de su teléfono. Esto activaría el intercambio de claves digitales sin necesidad de una aplicación de terceros. Luego, si te expones, tu teléfono te lo indicará de alguna manera y te instará a descargar una aplicación para obtener más información.

Esto plantea algunas preguntas. No sabemos mucho sobre el proceso de transferencia, por ejemplo: ¿recibes una notificación emergente imprecisa o algo con más detalles? Tampoco estamos seguros de cómo el fragmentado ecosistema de Android podría complicar la liberación. Es posible que Google pueda hacer una actualización rápida a través de la Play Store en lugar de esperar a que los operadores la desplieguen, pero seguiría teniendo que hacer frente a enormes variaciones en la capacidad del hardware. Tampoco sabemos si las aplicaciones individuales del gobierno podrían pedir permisos más invasivos como el seguimiento de la ubicación, incluso si el sistema central de Google y Apple no lo utiliza.

Si tienes un teléfono sin Bluetooth LE, por supuesto, ninguna de estas aplicaciones funcionará. Pero iOS ha incluido soporte desde el iPhone 4S de 2011, y la plataforma Android añadió soporte en 2012. Así que a menos que tengas un teléfono muy antiguo, probablemente estés bien.

¿QUÉ PASA SI ESTÁS INFECTADO?

Si das positivo en COVID-19, el sistema se supone que subirá tus últimos 14 días de «claves» anónimas a un servidor. Los teléfonos de otras personas descargarán automáticamente las listas de claves, y si tienen una clave coincidente en su historial, recibirán una notificación de exposición.

La aplicación necesitará asegurarse de que la gente está realmente infectada, sin embargo, de lo contrario, un troll podría causar el caos al afirmar falsamente que tiene COVID-19. No sabemos exactamente cómo funcionará esto. Las pruebas de COVID-19 son administradas actualmente por profesionales y registradas con las autoridades sanitarias, así que tal vez Apple y Google podrían aprovechar ese proceso para validar las pruebas. Pero es un problema enorme, y necesitarán una respuesta satisfactoria.

De cualquier manera, compartir sus llaves se supone que es voluntario. Eso parece significar aprobar una subida, no sólo dar un consentimiento general cuando se instala la aplicación – pero el proceso exacto es otra cosa que estamos esperando ver.

¿QUÉ PASA SI TE EXPONES?

Si la gente comparte sus datos como se describe arriba, tu teléfono revisará la lista una vez al día y buscará coincidencias clave, y te notificará si encuentra alguna. La alerta de muestra de Google es bastante simple: sólo dice, «Usted ha estado expuesto recientemente a alguien que ha dado positivo en la prueba de COVID-19», y ofrece un enlace con más información. Esa información será proporcionada por cualquier autoridad sanitaria que ofrezca la aplicación, y no sabemos qué podría incluir, aunque como mínimo, probablemente explique los síntomas de COVID-19 y las pautas de autocuarentena.

La exposición no es un simple proceso binario: cuanto más tiempo pasas con una persona infectada, mayor es el riesgo. La documentación incluye referencias a la duración medida en intervalos de 5 minutos. En teoría, podría enviar esa información a los usuarios directamente, o podría ofrecer una evaluación general del riesgo sin un número exacto, lo que proporcionaría un mayor nivel de anonimato.

Como hemos dicho antes, nada de esto sustituye a las tradicionales entrevistas de rastreo de contactos. Sin embargo, si se hace bien, podría añadir un sistema a nivel de plataforma que sea fácil de usar y no comprometa demasiado la privacidad. Todavía estamos esperando muchos detalles sobre cómo funcionará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here